5. SERENIDAD. Sé feliz, ríe, aprecia y valora lo que tienes. ¿Has notado que hay personas que se la pasan quejándose de todo, pero nunca hacen algo para cambiarlo? Y esas personas, ¿te dan ganas de relacionarte con ellas? ¡NO! Así que aquí radica otro atractivo secreto: ser sereno. Como dice la oración de serenidad "Dios, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar; valor para cambiar las que sí puedo; y sabiduría para saber la diferencia."
Acosar a tu ex. Esta es una medida desesperada de quien ha sufrido una ruptura pero es lo más peligroso que podrías hacer. No le envíes mensajes de texto, no WhatsApp, no Facebook y peor aún presentarte a su trabajo, universidad o a su casa. Déjala que respire y piense las cosas que tu aprovecharás ese tiempo para preparar tu estrategia de reconquista.
Los hombres ven las cosas desde otro punto de vista, las mujeres vemos el matrimonio como algo sacado de un cuento de hadas y pensamos en eso desde que prácticamente empezamos una relación y hay que tener en cuenta que el matrimonio no es un juego de niños, mientras las mujeres sueñan con su cuento de hadas ellos piensan que perderá  toda su libertad.

Mariela luche mucho por esta relación hice cosas que james pensé hacer por un hombre, me enamore locamente de el tanto que renuncie a mi trabajo con tal de que a el no lo sacaran, bueno en fin muchas cosas. Yo tengo dos niñas hermosas de mi primera pareja con el dure 13 años y por mas que luche por mi hogar nunca fui feliz y llego este hombre e hizo conmigo lo que nunca el papa de mis hijas hizo.

Es complicado generalizar en cuanto al compromiso masculino. Hay algunos que sí son más egocéntricos, centrados en sus proyectos laborales y profesionales, donde la presencia de su pareja o familia 'estorba' su proyecto personal, y es cierto que una parte de ellos definitivamente abandona a sus hijos y parejas”, afirma Erika Castro, sicóloga y directora del Instituto Familia Educa.

¿Cómo se puede evitar esto? Realmente, el cambio. Hazlo cambiar también. Cuando te haces mejor, tienes derecho a esperar que el mejore también. Construir una relación donde crecer y mejorar juntos como individuos y socios, no el enemigo que ralentizar el progreso de cada uno hacia abajo. Él no es tuyo y nunca lo será, ni siquiera cuando ambos tienen un anillo en el dedo, así que no lo veas como una cosa sobre la que tienes un derecho, como poseer un coche o tus zapatos.
Supongamos que yo soy tu ex hombre (no soy lesbi, pero lo digo a modo de ejemplo jeje), digamos que estuvimos saliendo un tiempo juntos, tuvimos una pelea, y terminamos (lo sé, soy el peor novio de la historia 😉). Después de un mes, en el que prácticamente no me hablas, nos encontramos en una cafetería. El primer pensamiento que yo tendré, se basará en torno a las decisiones y acciones que hayas tomado durante ese mes. Si durante ese mes te dedicaste a sentir lástima de ti misma, yo pensaré: “Vaya, se ve terrible!”. Sin embargo, si durante ese mes trabajaste en tu físico y tu mente, pensaré: “Wow!, es más hermosa de lo que recordaba!, se ve espectacular!”.
×