¿Quieres recuperar a tu ex? Si después de terminar con tu novio sigues con una conexión enorme y sientes que nada tiene sentido sino están juntos y que eso no cambiará con el tiempo. Te comento que es normal sentirse de esa forma y querer arreglarlo todo de la manera más rápida. te voy a revelar algunos trucos psicológicos que puedes hacer para mejorar tú situación. Las cosas a veces no pasan por que sí, debemos hacer que sucedan.
Llevas mucho tiempo esperando una invitación, una llamada, un mensaje o cualquier señal de interés proveniente de ese galán que te está partiendo la cabeza. No entiendes porque en ocasiones actúa como tu amigo y en otras te tira la onda durísimo. Entre tanta vuelta tú ya estás más que clavada, esperando a dar el siguiente paso. Y no es que necesariamente ya estés pensando en la boda y los hijos, simplemente quieres construir una relación emocional estable. Pero él no hace absolutamente nada. Y tal vez te preguntas: ¿Porqué los hombres no se comprometen?
3.  Analiza bien el “timing” de tu víctima ( heramienta del libro “El efecto Leopi”), tenemos que asegurarnos que él no está en una época dónde quiera estar solo, su prioridad absoluta sea el trabajo y nada más, que no esté recién salido de una relación larga o que la ex no lo haya dejado traumado contra todo el género femenino, que no sea gay de clóset, que no se quiera ir a vivir a Nepal y que no tenga otras 345 chicas. Importante también es que te presente a sus amig@s y/o familia como su novia, si no has llegado ni a ese título, aún estás lejos del de “esposa”.
Sé cauteloso con los aspectos en que solían estar en desacuerdo. Cualesquiera que sean los problemas que causaron la ruptura, estos seguirán siendo aspectos delicados para ambos. Si tienen dificultades con los celos, asuntos familiares, problemas de control y otros aspectos en particular, ten en cuenta que seguirán estando ahí cuando se termine la novedad del romance restaurado.
No se trata simple y llanamente de echarle el lazo a ese hombre con el que ya vienes saliendo algún tiempo y crees que es el hombre de tu vida, no nada de eso no se trata de cazar a nadie sino al contrario de saber elegir a la persona correcta según tus expectativas para que puedas vivir feliz a su lado, tampoco se trata de manipular a alguien con tácticas para que obtengas lo que estas esperando no nada de eso, sino de que descubras si realmente están listos ambos para vivir una vida juntos que los llene de satisfacciones y en la cual juntos puedan luchar por cumplir sus sueños.
Algunos expertos en citas te dirán que a las mujeres no les gustan los hombres demasiado perfumados o a éstos las mujeres con exceso de maquillaje. ¡Ja! Nadie puede saber qué le gusta a cada persona, así que el plan es muy sencillo: vete como te sientas bien. Puede que seas una chica que no se maquilla mucho, pero ese día quiere estar radiante, pues adelante. O puede que no te quieras maquillar, pues perfecto. ¿Que tu estilo es parecer que te han dado brochazos con Titanlux? ¡No te cortes! Es como a ti te gusta y eso es lo único que importa. ¿Que eres un chico desaliñado pero te quieres arreglar un poco? Es una idea genial. Con la ropa pasa lo mismo, si bien es básico ir bien limpio y al menos con la ropa planchada, hay un punto medio entre el mostrar desinterés por la cita y el intentar disfrazarse: se llama ir cómodo. Quizá sepas que a esa persona le gusta un estilo concreto y quieras ir más en esa línea, es algo normal y mientras no intentes parecer alguien que no eres, hazlo si te sientes bien. No hay nada malo en mostrar interés por los gustos de esa persona.

Llevas mucho tiempo esperando una invitación, una llamada, un mensaje o cualquier señal de interés proveniente de ese galán que te está partiendo la cabeza. No entiendes porque en ocasiones actúa como tu amigo y en otras te tira la onda durísimo. Entre tanta vuelta tú ya estás más que clavada, esperando a dar el siguiente paso. Y no es que necesariamente ya estés pensando en la boda y los hijos, simplemente quieres construir una relación emocional estable. Pero él no hace absolutamente nada. Y tal vez te preguntas: ¿Porqué los hombres no se comprometen?
Cepíllate los dientes. El mal aliento siempre ha sido un repelente, sobre todo si quieres un beso de buenas noches al final de tu cita. El cepillado y el uso de hilo dental con regularidad es lo único que necesitas. Si aún te sigues sintiendo insegura, lleva contigo pastillas para el aliento o goma de mascar de menta sin azúcar, pero ten en cuenta que no es un sustituto del cepillado de dientes. Lávate la boca cuando termines.
Imagina que estás saliendo con un chico nuevo, y estás en esa etapa inicial que todo es bonito y maravilloso. Al inicio, lo felicitas por cualquier cosa, le reconoces ciertos logros, y eso hace que él se sienta querido. Le encanta pasar tiempo contigo. Pero de un momento a otro las cosas empiezan a cambiar. Ya no lo felicitas, ni le atribuyes ningún mérito. Y es justo ahí donde empiezan los problemas.
×