Seguramente te has encontrado en esta situación más de una vez, es como si no pudieras salir de la friendzone. Pasa lo siguiente: conoces a un hombre que llama tu atención, te busca, salen, te busca, se porta raro, te busca y luego ya no. A este tipo de hombres le llamamos intermitentes, aparecen y desaparecen como si nada. Lo malo es que después de un tiempo sin conseguir un novio o una relación sólida nos decepcionamos mucho y llegamos a pensar que algo está mal en nosotros. Pero no eres tú, hay muchos hombres que no se comprometen

Primero que nada debemos tener en cuenta que nada dura para siempre. Es fundamental mantener este pensamiento para no sufrir por cualquier tipo de relación que en nuestra vida puede tener gran influencia por diversos motivos. Podemos encontrar una persona que supere todas nuestras expectativas con respecto a la ayuda y el respaldo que nos suministra con su presencia o apoyo. Esto es fundamental para las mujeres, aunque algún error puede significar la pérdida de esa presencia fundamental en tu vida puedes recuperarlo utilizando este hechizo de amor con limón.
Todo el mundo observa al líder de un grupo o proyecto para ver si está comprometido. Si a él/ella le importa el trabajo, esto se verá en sus actitudes  y acciones. Las personas observarán cómo actúa el líder y le seguirán el paso. Si ellos pueden contar con el líder, probablemente el líder pueda contar con ellos. Si el líder se queda hasta tarde en la oficina para hacer un envío por correo, otros estarán dispuestos a hacerlo también. El compromiso es contagioso.
Esta es una de las cosas más importantes. Si no sabes cómo hacer para recuperar a tu ex novio o novia entonces esto será esencial. Deberías reconocer exactamente lo que te motiva a intentarlo y que no debe ser solo un capricho el contacto que quieres con esta persona. No vale la pena intentarlo si no has aprendido nada. Además aquí estarías aplicando un poco de psicología inversa para que ella o el piensen que no quieres nada de contacto o comunicación.
Una verdadera disculpa debe estar estructurada de la siguiente manera: arrepentimiento, responsabilidad y solución. El primer paso indica que sientes lo que hiciste. El segundo pone toda la responsabilidad en ti sin inventar excusas o culpar a alguien más. Por último, en el tercero, te ofreces a corregir o cambiar tu comportamiento en el futuro.[16] Por ejemplo: “Solo quería decirte que lo siento por los momentos en que quisiste estar conmigo pero te rechacé. Debiste sentir un gran rechazo. En el futuro, me esforzaré mucho por prestar atención a las personas que se preocupan por mí para que esto no vuelva a ocurrir. Gracias por ayudarme a darme cuenta de eso”.

Si bien es importante no perseguir a tu expareja durante aproximadamente un mes, es normal ser receptivo en caso de que sea ella quien te persiga a ti. En otras palabras, si te llama, no le cuelgues o te rehúses a hablar. No es necesario que juegues juegos mentales o te hagas el difícil, pues eso podría lograr que se aleje más, lo que difiere de tu verdadero objetivo.[7]
Así, ella podrá encontrar a un hombre que se enamore de ella, o al que ella puede encantar y seducir. Después de todo, las mujeres tienen una línea de tiempo ancestral de las madres, hermanas y abuelas, todas ellos dependían de los hombres por apoyo, y todos ellos sabían cómo hacer que un hombre se enamorara de ellas. Aprovechando ese conocimiento cualquier mujer lo puede hacer también.

Discúlpate. Reflexiona cuidadosamente sobre si lo que hiciste o dejaste de hacer contribuyó, de alguna manera, al fracaso de la relación, y haz borrón y cuenta nueva al disculpar adecuadamente a tu expareja. Asume toda la responsabilidad de la ofensa sin culpar a tu expareja, inventar excusas o esperar una disculpa (o incluso el perdón) a cambio. Es muy posible que tu expareja también haya contribuido a la situación, pero no puedes pedir disculpas en nombre de alguien más; solo puedes hacerlo por ti mismo. No la incluyas en esto y lo más probable es que las disculpas sean recíprocas.
Como puedes ver, no dije “en el estadio”, le dije el partido que era, describí un poco el ambiente, mientras más detalles pongas mejor. Es un recuerdo positivo para ambos, así que te aseguro que funcionará. La idea es que aquella experiencia lo vuelva a vincular emocionalmente contigo, y recuerda: lo debes hacer una vez que ya rompiste el hielo con el primer contacto.
×