En cuanto a la seguridad: mi término de seguridad no radica exclusivamente de que te sientas bien contigo misma y que digas “soy la mujer más fuerte e inteligente y agradable del mundo”; inseguridad también radica en no darte a respetar y no anhelar algo más; en CREER que el hombre “inmaduro” y “que no sabe lo que quiere” es lo mejor para ti; en seguir el mismo “patrón” de hombre, porque es con el que tu subconsciente al parecer quiere conformarse (ya sea porque piensas que no mereces algo mejor, o porque quieras “arreglarlo” y ser la mujer maravilla que por fin pudo cambiar a un hombre); al no saber cuándo salir de una relación donde el hombre no te valora y no muestra el mismo interés (hey, yo estuve en esa situación y sí puede llegar a ser difícil).


Para la psicoanalista Silvia Ons, autora del libro Amor, locura y violencia en el siglo XXI (Paidós), la actual es una época donde el amor vive permanentemente amenazado y donde las rupturas son más frecuentes que nunca. Y los arrepentimientos, también. "Hay mucha gente que se arrepiente de haberse separado -plantea-. Pero vivimos en una época donde creemos que lo nuevo es lo mejor y en la que se promueve la búsqueda de aventuras. Cambiamos celulares que funcionan por un modelo nuevo porque creemos que es superior. Con las relaciones pasa lo mismo, pero la diferencia es que son personas, no productos".


Imagina que estás saliendo con un chico nuevo, y estás en esa etapa inicial que todo es bonito y maravilloso. Al inicio, lo felicitas por cualquier cosa, le reconoces ciertos logros, y eso hace que él se sienta querido. Le encanta pasar tiempo contigo. Pero de un momento a otro las cosas empiezan a cambiar. Ya no lo felicitas, ni le atribuyes ningún mérito. Y es justo ahí donde empiezan los problemas.

×