Como no es tan común que tus amigos o amigas te monten una encerrona para ir a una cita planeada por ellos, lo normal es que las dos partes concertéis la cita de antemano. Buscad un interés o afición común: si os gusta, id a un restaurante, pero ese no es el plan obligado. A mucha gente le da vergüenza exponerse comiendo, o prefiere algo más sencillo. Un café, una cerveza en una taberna, un perrito caliente en el parque, un paseo por un lugar bonito de la ciudad, una partida juntos a la consola o una exposición de arte. No importa el sitio, pero procurad que sea algo con lo que os sintáis ambos o ambas con comodidad

Años después ella conoció al padre de sus hijas y se mudó con él a Estados Unidos. Pero siempre mantuvo el contacto con Diego, que se había hecho muy amigo de sus hermanos. "Al tiempo me separé del papá de mis hijas y volví a Buenos Aires, y con Diego retomamos la relación. Yo siempre me acordé bien de él. Pero duramos un año y nos separamos. Él no había convivido con nadie y yo venía con dos nenas chiquitas que estaban conmigo siempre porque el padre no vivía acá. Nos separó el destiempo de pasar de golpe a una familia; él no estaba acostumbrado a vivir con nadie y yo venía con el paquete completo. Era mucho para los dos y le dije que lo mejor era cortar". https://youtu.be/p6Ppbfb8hBY
×