Vale, ya sabes lo que quieres y has reservado una mesa (o tal vez estés enfundándote el equipo de puenting, quién sabe). ¿Y ahora qué le digo? No te preocupes, pequeño o pequeña Padawan, tenemos la respuesta. Sonreír y mostrar interés en la otra persona, preguntando qué tal está, son siempre parte de una excelente carta de presentación. Después no suele fallar el hacer comentarios sobre el lugar en el que os habéis citado. Si eres el invitado o invitada, comenta lo "chulo" que es. Si eres el que lo ha elegido, explica por qué lo has hecho.
 Cuando haya discusiones acaloradas o conflictos, asegurarse de que las personas continúen mostrándose respeto mutuo. Los conflictos pueden ser períodos de crecimiento importantes, pero para asegurar que sean útiles en lugar de destructivos, no permita que las personas se ataquen de forma personal. Mantenga la discusión en los temas. Si las personas tienen conflictos personales, medie en el conflicto o traiga a una persona de fura para hacerlo.

3.  Analiza bien el “timing” de tu víctima ( heramienta del libro “El efecto Leopi”), tenemos que asegurarnos que él no está en una época dónde quiera estar solo, su prioridad absoluta sea el trabajo y nada más, que no esté recién salido de una relación larga o que la ex no lo haya dejado traumado contra todo el género femenino, que no sea gay de clóset, que no se quiera ir a vivir a Nepal y que no tenga otras 345 chicas. Importante también es que te presente a sus amig@s y/o familia como su novia, si no has llegado ni a ese título, aún estás lejos del de “esposa”.

Hay una cosa que debemos advertirte; ¡estos tips realmente funcionan! Nosotros sabemos que tu estas buscando consejos específicamente para hombres que están buscando relaciones sin ningún tipo de compromiso, todos merecemos divertirnos un rato y tú debes de saber que en línea hay miles y miles de mujeres buscando tener encuentros casuales, y con las herramientas necesarias tu tendrás el poder y el conocimiento necesario para conocer a estas mujeres cachonas y llevarlas a la cama sin ningún problema.


14. José, 35 años, profesor: "Si me mienten, la partida puede prolongarse un poco, pero está perdida de antemano. Me enrollé con una chica una noche en un bar, hablamos mucho, nos llevamos bien, me dijo que le encantaba el arte. La invité la semana siguiente a una exposición en el Reina Sofía... Y no paró de bostezar y mirar el whatsapp. Me escapé. Y borré su número".
Su lenguaje corporal es muy sexual, frecuentemente usa sus piernas para tocar a las mujeres cuando ambos están sentados, toca lugares más inusuales con sus manos (estómago, espalda baja y brazos). Él está muy consciente de su naturaleza sexual y no teme mostrarles a las mujeres lo que quiere. Tiene confianza en sus intenciones y mantiene contacto visual intenso.
Supongamos que yo soy tu ex hombre (no soy lesbi, pero lo digo a modo de ejemplo jeje), digamos que estuvimos saliendo un tiempo juntos, tuvimos una pelea, y terminamos (lo sé, soy el peor novio de la historia 😉). Después de un mes, en el que prácticamente no me hablas, nos encontramos en una cafetería. El primer pensamiento que yo tendré, se basará en torno a las decisiones y acciones que hayas tomado durante ese mes. Si durante ese mes te dedicaste a sentir lástima de ti misma, yo pensaré: “Vaya, se ve terrible!”. Sin embargo, si durante ese mes trabajaste en tu físico y tu mente, pensaré: “Wow!, es más hermosa de lo que recordaba!, se ve espectacular!”.
×