Ha sido la etapa más bonita de mi vida, tanto el como yo crecimos en ella, cometimos errores de niños y seguimos adelante, nuestra relación duro 3 años 3 meses, pero tuvimos un problema al año y medio por que el decía que no quería cometer los mismos errores que sus padres, que el me quería pero también quería conocer más personas. Fue un fin de semana muy duro para mi ya que yo sabía aún de él. Me dijo que saldría con “amigos” cuando pasó el.fin de semana hablamos vi a telefónicay me dijo que lo volvieramos a intentar y retomamos la relación.
Hay hombres que sólo quieren jugar y divertirse, por eso es importante comunicarse desde un principio y marcar tus límites. Por el otro lado también hay hombres que de verdad quieren comprometerse en el plano emocional, pero su problema es que tienen miedo de perder libertad. Lo mejor es permitir que las cosas se den de forma sutil: conocer los aspectos positivos y negativos de una persona, hacerse parte de la vida del otro sin presionar y sin frustrarse. Al final es hacer que te ganen y tu también ganarte a la otra persona.
Después de una ruptura, y antes de que intentes recuperar a tu expareja, es importante que te tomes el tiempo para examinar tus propias emociones y decidir si en verdad debes estar con esa persona. En las relaciones retomadas, suele haber desconfianza y una mayor probabilidad de caer en un círculo interminable de rupturas constantes. Si no estás completamente seguro de que quieres estar con esta persona a largo plazo, evita sufrir un mayor dolor al hacer tu mejor esfuerzo por olvidarla en lugar de recuperarla.[3]
Seguramente le cocinaste su comida favorita, lo sorprendiste con entradas para un partido que quería ir a ver o lo colmabas con regalos innecesarios. Lo seducías y le dabas sexo cuando lo necesitaba y hacías todo lo posible para hacerlo feliz, sin embargo después de eso no hubo respuesta de parte de él. Entiendo cómo te sientes pero ¿De verdad quieres mostrarle lo mucho que te preocupas por él y lo mucho que deseas que las cosas vuelvan a ser como eran antes?
Una verdadera disculpa debe estar estructurada de la siguiente manera: arrepentimiento, responsabilidad y solución. El primer paso indica que sientes lo que hiciste. El segundo pone toda la responsabilidad en ti sin inventar excusas o culpar a alguien más. Por último, en el tercero, te ofreces a corregir o cambiar tu comportamiento en el futuro.[16] Por ejemplo: “Solo quería decirte que lo siento por los momentos en que quisiste estar conmigo pero te rechacé. Debiste sentir un gran rechazo. En el futuro, me esforzaré mucho por prestar atención a las personas que se preocupan por mí para que esto no vuelva a ocurrir. Gracias por ayudarme a darme cuenta de eso”.
¿En ocasiones sucede que no puedes parar de hablar para así ocultar los nervios que se esconden bajo tu piel? Si te pasa esto, haz una pausa y toma aire. No tienes porque contar toda tu vida en la primera cita 😴, deja que ella te haga preguntas intentando averiguar aspectos interesantes sobre tu vida y tus aficiones. Hazle preguntas para tenerla atenta a vuestra conversación y sobre todo, aunque parezca complicado, escucha lo que tiene que decirte. La conversación debe ser prácticamente 50 – 50. Que no se convierta en un monólogo por ninguna de las partes.
En este caso, si has probado los hechizos que están en el artículo y no te ha funcionado; te recomiendo que te hagas con este libro: Volver Con Él. Puedes leer más sobre él haciendo clic en la imagen que encontrarás arriba de la página. Es sin duda el mejor de todos y estoy 100% segura de que te ayudará a recuperarlo. Mucha gente que acude a mí lo ha probado y todas han conseguido que su hombre vuelva. ¡Te servirá mucho!
Yo apliqué las dos maneras y me funcionó la moderna. Fui directa y le pregunté a mi esposo que era lo que deseaba saliendo conmigo y le dije que yo no estaba en edad para jugar a la secundaria. Que yo ya había sufrido mucho y qué si sus planes no eran serios, que le agradecería me lo comunicara para tomar una decisión. ¡Y en 4 meses me casé! Obviamente yo ya había evaluado las tres advertencias, además sabía que él deseaba algo serio conmigo, me habló de hijos en el primer mes de conocerme sin siquiera ser novios y de repente me hacía bromas acerca del tema. Por eso la importancia de las advertencias, o de cualquier forma te ayuda a poder tomar una decisión y no perder tu tiempo que es lo más valioso que tienes.
Ser modelo de apreciación y respeto: tómese un tiempo para pensar en las personas con quienes trabaja y abiertamente muestre aprecio por ellos y su trabajo. Aunque algunas personas pueden sorprenderse cuando usted lo haga, a todos les gusta sentirse apreciados. Trate a todos de la misma manera que le gustaría que lo trataran a usted, con respeto y buen humor. Usted podrá ser el líder, pero eso no significa que es más importante como ser humano que la persona que contesta el teléfono o ayuda con el correo.
Lo primero, repasa los puntos anteriores. Si al final lo que ha ocurrido es que sois personas que no congenian, en la próxima cita vuelve a ser tú mismo o tú misma. No podemos ser complatibles con todo el mundo, y por mucho que te guste la otra persona, si no le atrae tu forma de ser, simplemente céntrate en otra. Todos somos distintos y las primeras citas son para eso, para ir conociendo gente, son experiencias y no, como decíamos, exámenes.
No lo interrogues. Deja tu vocación de detective aparcada. Deja que cada cual cuente lo que le apetezca. No conviene presionar a nadie para que diga algo que no pretendía contar. Es solo una primera cita. Si has estado espiando sus perfiles de Facebook e Instagram (Mal, desde aquí te lo digo), y has visto algo sospechoso, éste no es el momento para aclarar tus dudas. Si crees que te miente, no vuelvas a quedar con él, pero no presiones ni interrogues. No es bonito.
Una vez en el trabajo, un compañero me escuchó decir que me iba de vacaciones con un ex (que en ese tiempo era mi novio) y me dijo: -Güerita, ese hombre jamás se va a casar contigo, porque ya le estás dando todo, ¿Para que diablos se compromete?, ¡No lo necesita! Yo no le respondí nada y en el fondo me dio mucho coraje que opinara sin haberle preguntado. No le creí, pero al final resultó ser verdad. ¡Ojo! Me lo dijo un hombre como 10 años mayor que yo, de 43 años aproximadamente.
Es algo que pasa muchísimo, piensas que vas a estar mejor sin él (por el motivo que sea), y con el tiempo te das cuenta que no era tan malo como parecía. El problema es que lo dejaste tocado, con la moral por los suelos, y es probable que ya no confíe en ti. Aún así, ya veremos la solución más adelante. Por ahora, solo quiero que te plantees si es tu caso.
×